¿QUÉ ES UN RESIDUO?
La Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, en su artículo 5 “define el residuo como cualquier sustancia u objeto que su poseedor deseche o tenga la intención o la obligación de desechar.
Los residuos domésticos son aquellos generados en hogares como consecuencia de las actividades domésticas. Se consideran también residuos domésticos los similares a los anteriores generados en servicios en industrias. Se incluyen también en esta categoría  los residuos que se generen en los hogares de aparatos eléctricos y electrónicos, ropa, pila, acumuladores, muebles, enseres así como los residuos y escombros procedentes de obras menores de  construcción y reparación domiciliaria.

Tendrán la consideración de residuos domésticos los residuos procedentes de limpieza de vías públicas, zonas verdes, áreas recreativas y playas, los animales doméstico muertos y los vehículos abandonados”.

¿CUÁNTOS RESIDUOS PRODUCIMOS?
Cada habitante de la Mancomunidad del Sur produce al día 1,5 kg de basura, la generación de esta gran cantidad de residuos diarios (1,5 kg/basura x 1.885.885 hab.) origina  graves problemas medioambientales y está  en nuestra mano el ayudar a minimizarlo.
Si queremos cuidar la salud de nuestro planeta  y con ello la de nuestros hijos, debemos reducir al máximo la generación de basura, con ello evitaremos la emisión de gases contaminantes, permitiremos el ahorro de materias primas, y disminuiremos el gasto de energía y agua.

¿CÓMO EVITAR Y/O DISMINUIR LA GENERACIÓN DE RESIDUOS?
La educación y concienciación ciudadana son el factor primordial para conseguir este objetivo, debemos aprender hábitos de consumo más saludables para nuestro planeta, los residuos producidos deben ser más sustentables con el medio ambiente. Para lograr este fin debemos cumplir con la regla de las tres erres (3R) de la ecología:

REDUCIR: La reducción podemos lograrla en dos aspectos:

  • Reducir el consumo: seleccionando en la compra artículos que contengan menos embalajes o envases.  Además comprando solamente aquello que nos hace falta, no sólo ayudamos a nuestra economía,  sino que también reducimos el consumo de energía y  materias primas utilizadas en la fabricación de los productos y las emisiones de gases producidas durante su transporte, desde su salida de fábrica, hasta su punto de venta, llegada a nuestros hogares y transporte, una vez desechado como residuo a su lugar de eliminación.
  • Reducir el consumo de energía.


REUTILIZAR: Significa alargar la vida útil de un producto para el mismo o distinto fin. Ejemplos de reutilización son la compra de productor de NO usar y tirar, repararos para un mismo uso o uso diferente, volver a usar los tarros, bolsas y otros envases, utilizar las dos caras de un papel… etc.

RECICLAR: A través del reciclado permitimos que la materia prima de un producto desechado  (residuo) se utilice para la fabricación de otro nuevo, igual o distinto al inicial.
Los municipios no facilitan la labor de reciclar los materiales en los distintos contenedores establecidos para este fin, para ello debemos:

  • Separar correctamente los residuos en nuestros hogares.

 

 

 

 

 

  • Elegir productos y envases  reciclables y reciclarlos, para ello deberemos seleccionar los productos en los que figure el siguiente símbolo:

  • Utilizar compost.