El desarrollo industrial y el crecimiento económico suponen un progresivo aumento  en la generación de residuos. En el  marco de la protección del medio ambiente las políticas sobre residuos ocupan un lugar relevante materializado en numerosas normas especificas que regulan su gestión y cada vez más incorporan preceptos encaminados a la prevención y a la adopción de medidas de mejora ambiental en las fases de diseño de los productos, de forma que la responsabilidad se traslada a fabricante, al agente que pone en el mercado productos que con su uso se convierten en residuos.

La Estrategia de Residuos de la Comunidad de Madrid 2006-2016 se fundamenta en los siguientes principios:

PREVENCION: Reducir la cantidad de residuos que se producen o, al menos, la peligrosidad de las sustancias contaminantes presentes en los mismos, mediante la adopción, en todas las etapas de la vida del producto, de medidas tendentes a evitar la producción de residuos y a fomentar su reutilización con el fin de agotar el ciclo de vida de los materiales antes de que el producto sea desechado.

JERARQUÍA: Reducción, reutilización, reciclado y otras formas de valorización que, por este orden, son prioritarias frente a la eliminación.

PROXIMIDAD Y SUFICIENCIA: Reducir los movimientos de residuos y asegurar la disponibilidad de infraestructuras para su  tratamiento.

“QUIEN CONTAMINA PAGA”:  internalización de los costes de gestión de los residuos en el ciclo del  producto.

RESPONSABILIDAD DEL PRODUCTOR: Asegurar la correcta gestión de los residuos, responsabilidad que recae, con carácter general, sobre el productor o poseedor del residuo.

Los objetivos prioritarios de esta Estrategia se orientan a conseguir:

  • Altas tasas de reducción de la cantidad de residuos que se generan, mediante la implantación de medidas que permitan minimizar la cantidad de residuos que se producen y a maximizar la reutilización.
  • El incremento del reciclado (la valorización material) frente a la valorización energética y frente a cualquier forma de eliminación de los residuos.
  • Elevadas tasas de tratamiento “in situ” de los residuos, especialmente en el caso de los peligrosos.
  • Dotar a la Comunidad de Madrid de suficientes instalaciones de valorización de residuos que permitan tratar adecuadamente los que se generan en la región.
  • Dotar a la Comunidad de Madrid de instalaciones de tratamiento de residuos equipadas con las Mejores Técnicas disponibles que permitan minimizar los riesgos y efectos adversos para el medio ambiente y la salud de las personas que se derivan de la gestión de residuos.
  • Un marco normativo suficientemente eficaz para asegurar la efectiva responsabilidad de los productores de residuos.
  • La coordinación entre las actuaciones de las diversas Administraciones que se desenvuelven en cada territorio con incidencia en la generación y tratamiento de residuos.

Así la Estrategia de Residuos pone el acento tanto en LA PREVENCIÓN DE LA GENERACIÓN DE RESIDUOS como EN EL FOMENTO DE LA REUTILIZACIÓN Y EL RECICLADO. También establece que es preciso FOMENTAR EL APROVECHAMIENTO DE LOS RECURSOS CONTENIDOS  en los residuos, que de otra forma serían eliminados, ya que esto constituye una fuente de riqueza, un beneficio económico a la vez que ambiental. Por último pretende impulsar la implantación de tecnologías de valorización que permitan reducir el consumo de materias primas y la disminución de los efectos negativos de las opciones de tratamiento existentes, fundamentalmente la ocupación del suelo por infraestructuras de vertido y las emisiones contaminantes.

Entre las disposiciones legales más relevantes a alcanzar por la Comunidad de Madrid se pueden destacar las siguientes:

  1. Consecución de los objetivos establecidos en el Real Decreto 252/2006 por el que se revisan los objetivos de reciclado y valorización de residuos de envases.
  2. Reducción de los residuos biodegradables entrantes en vertedero, consiguiendo que para el conjunto de la Comunidad de Madrid, las entradas en 2016 sean de un máximo de un 35% sobre las generadas en 1995.
  3. Aplicación del marco competencial vigente, mediante la asunción por todos los municipios madrileños de las competencias en materia de gestión de residuos urbanos que actualmente les son atribuidas por la normativa.

La consecución del tercer  tercer objetivo se ha logrado en el año 2013 con la culminación del proceso de creación de las tres Mancomunidades previstas en la Estrategia de Residuos 2006-2016 de la Comunidad de Madrid. Los esfuerzos en adelante han de trasladarse  por tanto:

  • Al cumplimiento de la normativa vigente y previsión del cumplimiento de la normativa de calendario diferido.
  • Mejora de la gestión de residuos, para asegurar que se fomente, por este orden, su reducción, reutilización, reciclado y otros formas de valorización:
    • Impulso de la prevención y minimización de la generación de residuos urbanos.
    • Equilibrio y sostenibilidad del modelo de gestión, impulsando la valorización. Con carácter general, todos los residuos urbanos, previamente a su eliminación en vertedero, deberán recibir algún tratamiento que permita el aprovechamiento de los materiales reciclables.

Plan Regional de Residuos Urbanos 2006 - 2016 (PDF)