La planta de Biometanización y Compostaje  situada en el Complejo Ambiental de Tratamiento de Residuos sito en el término municipal de Pinto, fue inaugurada  en el 2003 y constituyó la primera infraestructura para el tratamiento y recuperación de la materia orgánica que se puso en  funcionamiento en la región.

Permite tratar anualmente 140.000 toneladas de residuos domésticos procedentes del contenedor de orgánicos, del total de toneladas generadas  por los más de 1.880.000 habitantes que residen en los municipios integrantes de la Mancomunidad del Sur.

En esta instalación los residuos se transforman en compost y gas, produciendo a su vez una cantidad de energía eléctrica equivalente a la necesaria para suministrar electricidad a unos 40.000 hogares. Su construcción  junto al vertedero permite extraer el biogás de las celdas  ya selladas y su aprovechamiento junto con la combustión del gas generado en biometanización.

Los procesos que se llevan a cabo en esta planta se describen brevemente a continuación:

CLASIFICACIÓN PREVIA

  • Los camiones una vez pesados en su entrada a la Planta descargan los residuos en los fosos de recepción donde dos grúas puente dotadas de pulpo alimentan las líneas del proceso. La basura en masa entrante se somete en primer lugar a un proceso de clasificación manual para separar los residuos voluminosos que pueden ser recuperables y los no recuperables.
  • Posteriormente los residuos se separan en dos cribas granulométricas que permiten obtener dos fracciones, la  húmeda, constituida básicamente por materia orgánica, destinada al proceso de fermentación anaeróbica; y la denominada seca, constituida fundamentalmente por materiales reutilizables, que no hayan sido separados previamente en los domicilios, como   papel, cartón, metales, envases ligeros como PET, polietileno de alta y baja densidad o brik, hasta un 14% del total nominal entrante en peso.
  • La fracción seca se somete a un triaje manual y automático. A través de un separador balístico, se clasifican los residuos  en planos (bolsas, papel, cartón…etc.)  que  pasan a través de una cabina de triaje manual,  y rodantes (botellas, bricks… etc.) los cuales a través de cintas transportadoras pasan por los distintos separadores ópticos que detectan los diferentes tipos de materiales y los separan por impulsión neumática. Al final de las líneas un electroimán con overland separa los metales.

DIGESTIÓN

  • La fracción húmeda u orgánica resultante tras la clasificación será sometida después a distintos procesos, desde su concentración y macerado hasta su metanización, en la que se obtiene el biogás. Ésta mezcla  junto con el metano extraído del vertedero y el gas resultante alimenta once motogeneradores que producirán la energía eléctrica, parte de la cual es para autoconsumo y el resto se vierte a la red.

COMPOSTAJE

  • La materia orgánica procedente de los digestores de compost  se somete a centrifugación para reducir el porcentaje de humedad, posteriormente es mezclada con restos vegetales y es sometida a fermentación y esterilización durante aproximadamente dos semanas en doce túneles cerrados herméticamente. El material resultante se somete a procesos de afinamiento para obtener el material bioestabilizado.